Primitive Man – Immersion

Incluso para los amantes de la música pesada más masoquistas, la destrucción nihilista de Primitive Man probablemente traspasará los escalones superiores de su umbral de dolor. Estos tipos hacen el tipo de música adecuada para acompañar la aparición del villano en la más aterradora de las películas de terror; y lo hacen con las voces más violentas, las guitarras más distorsionadas y la batería más pesada, todo ajustado el más lento de los tempos. La banda lanzó su disco debut en 2013, pero fue Caustic de 2017 lo que consolidó al grupo como uno de los más emocionantes dentro del género doom metal.

Tres años después se nos presenta Immersion , un álbum que, hasta cierto punto, es importante para la banda. No podían simplemente seguir intentando hacer que cada lanzamiento fuera más beligerante que el anterior. Una proporción significativa del éxito de Caustic se puede atribuir a la brutalidad del álbum, tanto es así que es poco probable que la banda tenga éxito en hacer algo más duro que en ese disco. Entonces, algo tenía que cambiar si el Hombre Primitivo quería evitar someter a los oyentes a la fatiga. La buena noticia es que Immersion no es 'Caustic part II'.

Immersion tiene una duración más accesible de 35 minutos y seis pistas, viendo a la banda lanzar su materiales más cortos hasta la fecha. Dicho esto, un tiempo de ejecución corto deja al trío con poco margen de error. Para un álbum tan agresivo, el flujo es excepcional y el resultado en su conjunto es una conjunción de temas excepionales. Ninguna canción supera los 10 minutos y solo 'Menacing' supera los ocho. Este corte es típico de Primitive Man. Los ritmos fuertes, las voces repugnantes y los pasajes instrumentales largos y sinuosos son una expectativa muy real en esta etapa. Pero es el pasaje final donde la pista cobra vida, con golpes intermitentes de guitarra y batería que suenan mortales y de carácter casi venenoso. 'Entity' comienza con zumbidos de guitarra abrumadoramente distorsionados, la batería suena como una marcha fúnebre y cuando la música finalmente se calma, es malévolamente pesada.

La canción 'Foul',  suena como si fuera capaz de derribar casas disonancia y brutalidad total. La apertura del álbum 'The Lifer' es demoledora, con una voz absolutamente aplastante del guitarrista Ethan Lee McCarthy. Los gritos de McCarthy son implacables con cada momento picando poderosamente al oyente. Hay tanta desesperación en cada momento, es como si McCarthy quisiera que nos sintiéramos atrapados en una especie de ineludible ataque de ansiedad.

Alejándose de los elementos deprimentes de Immersion y hacia un territorio más estándar, este disco es fantástico. Es pesado, inquietante y sobre todo aterrador. La banda ocasionalmente juega a lo seguro y ofrece un estilo de composición más corto y convencional, aunque llamar a este álbum convencional sería francamente ridículo.

Disfruta de la pesadez y la maldad.

X