Libros: La chica del grupo

Qué gusto leer un libro de una mujer de la escena del rock que no use su condición femenina para ser una estrella.

Kim Gordon, no solo fundó Sonic Youth, una de las bandas indies y raras de la historia, sino que, durante y después de su disolución, ha formado parte de otros proyectos musicales.

Pero lo más destacable es que es una artista en mayúsculas. Una de esas mentes de las que no abundan. Artista visual, escritora, productora, devoradora de cine  y tan curiosa que incluso creó una marca de ropa X-Girl. Marca que después vendió a una empresa japonesa y que en 2016 retomó usando a su hija Coco como modelo.

Kim es rara, inquieta y con la filosofía de vida que más me gusta “hago lo que quiero, como quiero y me importa un pimiento lo que piensen los demás”. No hay mejor estandarte en esta vida que éste.

En el libro Girl in a band,  se nota que acababa de romper la relación con Thurston Moore y por ello se percibe cierto resquemor y dolor cuando habla de él y de su bendita y especial relación músico-amorosa.

Narra cómo una chica de clase media, se somete a distintos cambios de residencia por el trabajo de profesor de su padre. Este hecho, le concede el privilegio de conocer distintas ciudades e incluso países.  Nos muestra, cómo su carácter tímido y la enfermedad mental de su hermano, hacen que se forje una personalidad algo reservada y peculiar, que se transforma en otra cosa cuando pisa un escenario o se pone delante de una cámara. Porque sí, Kim ha participado en películas.

En Last Days de Gus Van Sant, sobre Kurt Cobain, interpreta a la representante de la discográfica. Para este papel, Kim, se inspira en la mujer de  Danny Goldman, el que fuera mánager de Nirvana.

También ha aparecido en los Simpsons y me encantó verla en la  serie Girls , de otra genia como ella, Lena Dunham , te quiero Lena.  Si os interesa verla, aparece en el capítulo 1 temporada 3. Aquí interpreta a un personaje que está en el grupo de rehabilitación de Jessa.

La narración va de lo personal a lo musical. Explicando, por ejemplo, cómo vivió el atentado de las torres gemelas y cómo fue su maternidad. Al final, con las mismas sensaciones, miedos y sentimientos que compartimos todas las madres del mundo seas una rockstar o no.

Relata cómo era la escena musical neoyorkina y va desmembrando, por capítulos, alguna de las canciones más famosas de Sonic Youth.

Conoce a multitud de famosos  Raymond Pettibon, Soffia Coppola, pero de quién quedó prendada fue de Keanu Reeves, a mí también me pasaría querida Kim.

No hay anécdotas de rockstar, en plan excesos, drogas y cotilleos. Solo un par de veces y, de una manera muy elegante, menciona a  Courtney Love y su relación con Kurt Cobain, pero queda como una señora.

Lo cierto es que cuando la lees, te dan ganas de estar dentro de su círculo cercano. Kim, acéptame en Facebook o algo.

En conclusión, reitero,  que nos demuestra que con su vida ha hecho y hace lo que quiere , que es una artistaza. Una persona de esas que la gente dice que son “interesantes” y que supo abrirse camino en un mundo predominantemente masculino. Kim, despiertas mi sisterhood.

X