Fierce Cult – Where Humanity Ends

Los madrileños Fierce Cult debutan este 1 de Octubre con "Where Humanity Ends", un primer LP con 12 pistas cargadas de thrash/death de muy buena factura. La banda, formada en 2007 bajo el nombre de The Seed, cambió su nombre al sentir la necesidad de un cambio estilístico más oscuro y agresivo. No son pues ningunos novatos, ya que habían editado bajo su antiguo nombre varios álbumes y una trilogía de EP's, logrando giras fuera de nuestras fronteras. Con motivo de este nuevo y "primer" lanzamiento, la banda se recluyó en The Metal Factory con Alex Cappa y Pablo Rousselon para registrar este trabajo, quienes han conseguido plasmas un sonido contundente y aplastante. Parece mentira que sólo sean un trío, visto el ruido que son capaces de generar. Ante productos como este, se hace más feaciente el momento de dejar de ningunear el metal hecho aquí, porque tiene nivel para competir con cualquier banda foránea.

Pero vayamos a lo que nos ocupa. La intro "The beginning..." como no podía ser de otra manera, marca el comienzo de esta nueva era para los madrileños, con un inicio que da pistas de por donde van a ir los tiros. El estupor se adueñará de ti, nada más empalmar la intro con "One shot, one death", un buen título porque con esta pista se aseguran el tiro de captar nuestra atención. La agresividad más pura del thrash se mezcla con la contundencia del death en cambiantes ritmos repletos de guitarras afiladas (que comparten Koko y David) y una batería (cortesía de Molano) que no descansa ni un momento. El sonido está muy conseguido y ayuda a no perderse ni un detalle. La ira y la rabia quedan patente en los versos que escupe Koko en el estribillo. Si no os ha parecido suficientemente extremo, "Share my death" pondrá las cosas en su sitio, en la que unos riffs destroza-cervicales llevan el ritmo principal hasta que la técnica hace que simbioticen con cambios de ritmo espeluznantes. "Choose your gun" empieza con una pequeña tregua, y unos giros muy Gojira, con mucho groove, acercándoles esta vez más a la corriente más moderna del metal americano, y algunos guiños muy evidentes a Pantera. "Anger" es frenética, puro fervor metálico con un crujiente bajo (que también se turnan Koko y David) muy presente, lo que contrasta con el lento e intrigante inicio de "Broken glass", con muchos cambios de ritmo y más progresiva que las anteriores, rompiendo la dinámica de brutalidad por doquier. El cambio de ritmo del final es majestuoso y los pifostios que se pueden liar aquí en los directos prometen sangre.

La segunda mitad empieza con el tema título, con un inicio muy death y un giro más thrasher después, añadiendo partes muy Pantera de nuevo en la parte del estribillo. En "Feed on fear" dan rienda suelta a todos sus tecnicismos con sucesiones de notas enrevesadas, aunque luego el tema tiene un ritmo más machacón y pantanoso (por momentos me recuerda al "Becoming" de los texanos antes mencionados). Ojo con darles de comer, porque en "Bite the hand" vuelven a soltar a la bestia mostrando todas sus influencias, pasando por el death, el thrash, el groove y porque no, hasta algunos fraseos que parecen rapeados. No renuncian a dar una lección al ejecutar los solos, muy técnicos y precisos. Todo parece terminar antes de tiempo, pero tienen una sorpresa preparada para el final de la pista con lo que te arrancarán la cabeza de un mordisco. Y si os gusta la variedad en las canciones, dadle una escucha a "There's something in my dreams", que discurre por varios ambientes y tempos, con mucho dinamismo y frescura. Con la siguiente "Blood" no hay medias tintas, aquí van a todo trapo, en un tema puramente thrasher, con el que ponen cierre al disco, poniendo la guinda la outro "...Of the end".

Les deseamos la mejor de la suertes a Fierce Cult, porque saben de sobras lo que se hacen. La técnica, la mala ostia y la agresividad, no son nada si no tienes ganas, y canciones. Y canciones tienen, un buen puñado, y magníficas, para empezar a "volver" a romper fronteras y ganarse a Europa con su sonido. Si quieres metal extremo variado, con un sonido pulcro pero no falto de contundencia, y te gustan las vertientes más modernas del estilo, Fierce Cult son una apuesta segura.

X