Wraith – Undo the chains

Ooooojo con el nuevo disco de los americanos Wraith. A mi solo con la intro ya me han puesto los pelos de punta con esas guitarras thrashy y tufillo blackened. La banda de Indiana ha editado su tercer trabajo, en el que acaban por pulir algunos "contras" que encontrábamos en su anterior "Absolute Power ", en el que ya se veían las maneras, pero que no acabamos de disfrutar tanto como este "Undo the chains" que nos ocupa. Ellos mismos afirman que su intención no es renovar el estilo, si no coger lo existente y hacerlo lo mejor posible, y ciertamente, en sus surcos encontraremos influencias de las bandas que marcaron nuestra adolescencia.

Un intro como "Undo the chains" ya te muestra la que se te viene encima, y nosotros tan felices, sólo tras escuchar el sencillo pero matador riff principal que la constituye. La tormenta se desata de la mano de "Dominator", thrash metal de la más vieja escuela viciado de actitud punk, y con unos ritmos que os harán acabar en el osteópata de turno para dar un repaso a vuestras cervicales. "Gatemaster" es otra lección de riffs y solos, ritmos machacones y voces rabiosas y furiosas. En "Mistress of the void" se vuelven los hijos bastardos de Motorhead, con una actitud muy punkarra. Muy speed metal salpicado de los primeros Venom. Que otra cosa se puede hacer que disfrutar ante una pista como "Cloaked in black", con unos trabajos a las guitarras impresionantes que llevan el frenesí metalero a un nuevo nivel. "Born to die" empieza hasta rockera, mostrando un cambio en la tonalidad del LP, con la voz áspera de su vocalista raspándonos los tímpanos.

La cosa se pone grandilocuente en el inicio de "Time wins", un medio tiempo interesante pero algo insustancial. La siguiente "Gift of death" vuelve a poner las cosas en su sitio, con la justa medida de violencia, que prepara el terreno para la frenética "Disgusting", rápida y caótica, de estribillo repetitivo que precede a un cambio de ritmo marcado por el bajo. Sedientos de thrash seguimos, y la speedica "Bite black" aparece la siguiente en la lista para calmar nuestra sed. Los americanos tienen una pasmosa habilidad para sacarse riffs de la chistera. "Victims for the sword" discurre por una senda más speed-metal, pero de la vertiente más heavy, con un tema épico de llamada a las armas y prepararse para el combate. El telón baja con "Terminate", ofreciendo lo que mejor saben hacer, que es ponerlo todo patas arriba.

Un auténtico disfrute este tercer disco de Wraith, con el que se afianzan en su propuesta, resolviendo pequeños peros del pasado. Habrá que ver si este es su cúlmen, o si todavía pueden perfeccionar más su estilo.

X