Wasting the Genesis – Prey

Ya tenemos en nuestras manos el nuevo EP de los malagueños Wasting the Genesis. Una brutal obra de deathcore, que da continuidad a su álbum de 2016 "Supremacy". La banda ha ido acumulando odio y frustración desde su fundación en 2011, porque su furia sólo ha ido en aumento tras cada lanzamiento. Y si lo que pretenden es crear un fin del mundo caótico y distópico a base de técnica y fiereza, tal vez no estén muy lejos de su objetivo.

Son cuatro temas los que nos presentan en esta ocasión, siendo el primero "Stem of a forgotten race", que estrenaron hace algunas semanas. Un tema de ritmos enrevesados y voces desquiciantes, como mandan los cánones. Vic Ortega, escogido para estar detrás de los mandos, ha hecho una labor encomiable, consiguiendo un sonido capaz de rivalizar a cualquier estudio foráneo. Los frenéticos ritmos de guitarra, la apabullante maestría de Isaías a la batería, y la cavernosa garganta de Gonzalo, se unen al repiqueteante y martilleante bajo de Alex, para construir un tema con muchos cambios de ritmo con la agresividad como denominador común. "Breeding bacterium" suena inquietante gracias a esos detalles a las guitarras de Jota y César, que no dejan de aportar su técnica (impresionante su trabajo, todo hay que decirlo) en la totalidad de las pistas que conforman el lanzamiento. No deja de sorprender la manera en la que van enlanzado los distintos ritmos con la mayor de las naturalidades.

"Genesis" muestra un inicio un acercamiento a sonidos industriales (por momentos me recuerda a los mejores Fear Factory), pero queda patente que esa no es su intención porque apuestan por una vía más desbordante y violenta. Este tercer corte es el más largo de los cuatro, pero cabe decir que hay tal variedad en todos los temas que no llegan a saturar en ningún momento. La última "One more time" es otro ataque visceral, en la que encontramos algunos matices nuevos en la voz de Gonzalo. Ritmos machantes y frenesí metalero repleto de giros inesperados que hacen mantener la atención ante la incertidumbre de lo que está por venir.

Gran trabajo de los malagueños, que lejos de haberse dormido en la parra durante los últimos seis años, parecen haber estado cogiendo fuerzas para reventar la mesa de un único y certero puñetazo diciendo "que coño pasa, estamos aqui otra vez". Y nosotros que lo celebramos...A partir de mañana, ya podéis haceros con este lanzamiento!

X