ÚLTIMO CONCIERTO ANTES DEL APOCALIPSIS

NIGHT FLIGHT ORCHESTRA + ONE DESIRE - Barcelona Sala Salamandra (11/3/2020)

Sensaciones extrañas me invadían al desplazarme hacia el concierto de The Night Flight Orchestra. Por un lado tenía la grandísima ilusión y ganas de ir al bolo, y por otro lado tenía la sensación agridulce de que este iba a ser el último concierto en mucho tiempo y, porque no decirlo, esa preocupación de no contagiarme de nada y de nadie (con las dos primeras cervezas entre pecho y espalda se me fué el pensamiento).

Y es que el concierto de THE NIGHT FLIGHT ORCHESTRA en Barcelona el pasado 11 de marzo estuvo en la cuerda floja hasta el último momento, ya que las medidas anti-coronavirus se hacían efectivas y los conciertos a partir de esa noche se veían todos afectados. Hacíamos bromas el grupo de colegas en un Bar cercano a la sala, sobre la situación del virus, poco nos podríamos imaginar cómo echaríamos de menos el hecho de ir a un concierto, tomarnos unas tristes cervezas con los colegas o comprar merch en un bolo (si llego a saber con seguridad que es el último concierto en tiempo, me habría comprado la T-Shirt) .

ONE DESIRE

Los finlandeses One Desire dieron durante 45 minutos un concierto con su sol y sus sombras, con su hard rock melódico más bien tirando a AOR, alternando momentos más roqueros con temas más tranquilos.

Shadowman marcó el inicio, se trata de un tema nuevo, de su próximo disco Midnight Empire. Apologize y Whenever I’m Dreaming de su álbum de debut fueron los siguientes temas, y consiguieron que la gente mirara al escenario y dejara el merchandising para más tarde. La banda se empezó a mostrar más activa ya que hasta el momento se habían mostrado bastante fríos y nos ofrecieron otro nuevo tema, Down and Dirty, un tema muy pegadizo al estilo AOR.

El gran problema es que a los filandeses les cuesta llevar la excelencia de sus discos a su música en directo. Aún así disfrutamos de temas más lentos como This is Where the Heartbrek Begins o After You’re Gone, el primer single y vídeo que abrió la recta final que se completó con dos temazos. Hurt y Buried piezas imprescindibles en su repertorio, con esto llegamos al final.

THE NIGHT FLIGHT ORCHESTRA

Con Servants of the Air, aparecían en el escenario los suecos The Night Flight Orchestra: el teclista Richard Larsson  y el polifacético Sebastian Forslund, David Andersson a la guitarra y después Anna Brygård y Anna-Mia Bonde (The Airline Annas) , las azafatas de este «vuelo» para acomodar al público y iniciar este viaje de auténtica locura . Ya sólo faltaban por salir los capitanes y pilotos de este avión de la aerolínea sueca, Sharlee D’ Angelo, al bajo y Björn Strid, que saldría después de la señal de salida de Jonas Källsbäck  con la batería.

El viaje estaba claro, aquí habíamos venido a bailar música rock 80's y a darlo todo como si fuera la última vez de todas. Y así, temas como Gemini, de su disco «Amber Galactic» de 2017, y el bombazo Divinyls, muy pegadizo y coreable, fueron los que iniciaron las turbulencias, mientras las azafatas iban haciendo sus coreografías. 

Sigueron con Living for the Nighttime, de su «Skyline Whispers» de 2015, y las nuevas This Boy’s Last Summer y If Tonight Is Our Only Chance nos llevaron a un momento de calma con Something Mysterious. De «Sometimes the World ain’t Enought», nos deleitaron con temas como Paralyzed, Can’t Be That Bad y Last of the independent Romantics. Lástima que no tocaran Barcelona, tema perteneciente a este disco, pero por tiempo no fué posible. Temazos de su última hornada  como TransmissionsSatellite o su último single, Taurus nos hicieron bailar sin parar. Sonaron piezas clásicas como  Stiletto y Midnight FlyerWest Ruth Ave. Un gran fin de fiesta con todo el personal haciendo la conga, que tendremos que recordar en nuestra memoria para siempre, ahora que los conciertos se han quedado aplazados hasta el final del apocalipsis. Gran noche de Hard Rock, con una grandísima banda.

X