Pam y Tommy. ¿Me convence o no me convence?

Estaba yo el otro día en uno de esos ratos que cada vez me cuesta más encontrar, haciendo una pequeña maratón de Peaky Blinders, porque me acercaba al final y me tenia bastante enganchado. Tonto de mí, porque había leído sobre la sexta y última temporada, sin reparar en que todavía no se había estrenado, así que me quedé colgado sin ver el esperado final que tanto ansiaba (por ahora). Así que, rebuscando en mi mente como ocupar aquellos minutos de tiempo libre que me sobraban, no sin antes pasar por Mi Lista (ese espacio en el que guardas las cosas que quieres ver, pero que luego nunca ves), y supongo que llevado por la revisión de "The Dirt" hace escasas semanas, en una holgazana mañana de fin de semana, mientras esperaba que el resto de la família levantara la oreja de la almohada, acabé empezando a ver "Pam y Tommy". Llamadme morboso, cotilla o lo que queráis...Si, tal vez no sea el producto que podría haber llegado a ser, y la verdad es que cuando empiezas a ver el primer episodio, se te quitan las ganas de ver el resto, pero empujado por la corta duración de la misma, te obligas a verla.

Pam y Tommy "profundiza" en la relación de la sex-symbol y el batería de Mötley Crüe, cubriendo la etapa previa a conocerse hasta el robo de la famosa cinta en la que ambos aparecían en diversas situaciones "acarameladas", por decirlo finamente. Desconozco cuanto habrá de verdad en como la cinta llegó a hacerse pública (seamos honestos, Tommy Lee se la podría haber dejado olvidada en la barra de cualquier bar...), en como se conoció la pareja (aunque si es cierto por lo visto que les llevó unas 96 horas entre conocerse y casarse), o en como acontecieron varios hechos de la vida conyugal que se relatan en la película. De hecho, el batería en los inicios de la relación, parece un puto acosador que a día de hoy tendría una orden de alejamiento o habría acabado en prisión (que lo hizo pero por otras cosas) y nada de lo relatado desde el momento de conocerse habría acabado ocurriendo. Más allá del relato, lo primero que choca en los primeros visionados son los personajes...De acuerdo, el actor que encarna a Tommy Lee (no voy e entrar en que me guste más o menos, que coño, de hecho no me gusta nada. Con lo bien que te quedaba Winter Soldier...) refleja bastante la actitud que vimos en la película oficial de la banda. Un tipo pasado de vueltas, histriónico, con mucho pronto, pero infantiloide y enamoradizo. No se parece tanto al macarra que supuestamente conocemos, excepto en algunos momentos puntuales del metraje, y de hecho, cuando se pone macarra, acaba pareciendo un caballero porque todo lo hace para proteger a su pareja. Es la actuación (bueno, no tanto la actuación porque Lily James no es que lo haga mal, al contrario, clava bastante poses y miradas de la vigilante de la playa, amén del vestuario que recrea bastantes de los modelos más icónicos que lució la playmate en varios reportajes), o la forma de reflejar el personaje de Pamela Anderson, lo que más me ha chocado. Parece una pánfila de libro, pasándose de largo el término "rubia tonta", que acaba quedándose corto y todo. No la conozco en persona, pero lo que la ha seguido tras el divorcio de Tommy Lee, no me parece para nada que llegue a ese nivel de estupidez. Una mujer que ha tenido que lidiar con su físico, de la que mucha gente ha intentado aprovecharse ninguneando otros talentos que pueda tener (cosa que también se refleja en algunas escenas de la serie), que al fin y al cabo ha sido ella la que ha criado a los dos hijos que tienen en común, y que supo redirigir sus pasos hacia la producción, dirección y activismo.

En lo rockero poco que añadir, Tommy Lee estaba a punto de grabar (si no lo había grabado ya) "Motley Crue" cuando conocía a Pam, poco tiempo después de que Vince Neil abandonara el grupo. El grupo en sí aparece por casualidad, cuando se reúnen en el estudio para grabar (por fechas debería ser "Generation Swine", aunque no me cuadra mucho la línea temporal de la serie, todo sea dicho), y oh! pobrecitos, los de Elektra los mandan al estudio B, en favor de otra banda que está más de moda y graban en el A. Es el único momento en que podemos ver a un impersonator de Nikki Sixx (Mick Mars y John Corabi aparecen muy de rasquis). En lo profesional, Pamela Anderson estaba en la cima con Baywaytch, y a punto de estrenar Barb Wire (otro peliculón...), aunque ya se empezaban a notar las diferencias con los directores y productores de la serie de los bañadores rojos.

La banda sonora acompaña poco o nada, porque los temas que aparecen tiran más a lo discotequero para ambientar las fiestas iniciales que se pegan , y si que suena algún clásico del pop para enfantizar momentos más dramáticos, pero las guitarras quedan relegadas a un...no aparecen vamos.

En resumidas cuentas, ¿os la recomiendo? En un primer momento mi respuesta sería un rotundo no. Pero si tenéis la valentía y el aguante de soportar los primeros 3 o 4 capítulos, la serie da un giro a un tono más dramático y se pone más intensa. Todavía me queda un capítulo y medio para terminarla, que imagino reflejara la destrucción final de la pareja (al menos el distanciamiento ya queda patente a estas alturas). Ya os acabaré de contar...o no.

Ahora, queda esperar a que se estrene el documental que está preparando la rubia actriz para Netflix, como respuesta a esta serie, que no ha contado al parecer con su beneplácito.

NdR: OJO SPOILER!! si no queréis tener pesadillas durante algunos días, ahorraros la escena de Tommy Lee hablando con su polla.

X