Mad Max – Stormchild Rising

Parece ser que las bandas a veces si escuchan a sus fans, y es que eran muchas las voces que reclamaban una vuelta al sonido primigenio de Mad Max, en el que ofrecían un hard rock de muchos kilates, sin aderezos ni florituras. Así que por esa razón, su guitarrista y único miembro de la formación original Jürgen Breforth, decidió revisitar el sonido capturado en 1985 en su álbum "Stormchild", para tomarlo como punto de partida para este nuevo "Stormchild rising". El resultado, un compendio de temas de hard rock melódico muy bien compensado y elaborado, ejecutados con su clase innata y su buen hacer.

El disco arranca de manera enérgica con "Hurricaned", que por cierto cuenta con la colaboración del omnipresente Ronnie Romero. Un tema guitarrero y potente con gran ritmo. La siguiente "Talk to the moon", de gran riff y estribillo melódico (me recuerda a algún tema de los que hasta no hace mucho hacían tan bien Pink Cream 69). "Eyes of love" tiene un inicio más pesado, pero el estribillo vuelve al almíbar, y su vocalista Michael Voss se luce a lo largo del tema. "Ladies and Gentleman" es otra joya, con un interludio acústico que rezuma sensibilidad. "Mindhunter" es de los temas más duros o heavies, de la mano de "Rain rain" (quizá esta última una de las más flojas).

"Gemini" vuelve a la senda del hard rock, al igual que "Kingdom fall", con un inicio pausado que se torna rítmico cuando entran las guitarras. En "The blues ain't no stranger" podemos encontrar al guitarrista de Stryper Oz Fox, metiendo un gran solo en un tema más lento y pesado. La siguiente es una versión de la banda de Paul Shortino, Rought Cutt, en la que también participa el vocalista "Take her". Después encontramos "Busted", un gran tema de hard rock guitarrero, sencillo y efectivo, de estribillo juguetón. Cierra el disco un radio-edit de "Ladies and Gentleman", con coros de una escuela de música e introduciendo frases en alemán.

Calidad en la sencillez, brillantez en la melodía. No hace falta más para editar un buen disco, y si además, se nota que estos alemanes disfrutan lo que hacen, no hay razón para no disfrutar con ellos.

X