Lik – Misanthropic Breed

Vaya, vaya...agarraros a alguna parte, porque el nuevo disco de los suecos Lik os va a tumbar de una buena ostia. Formados en 2014, esta banda de Estocolmo publica su tercer larga duración, y me vais a perdonar pero yo los acabo de descubrir. Me habló de ellos otro colaborador de la web, y desde que escuché el primer tema, estaba ansioso por hacerme con la obra completa. Oído el resultado, no tardaré en hacerme con sus anteriores trabajos. Sus miembros no son ningunos principantes, pues entre sus currículums podremos encontrar a bandas del calibre de Kataklysm, Witchery, Carnal Forge, Grave o Bloodbath...ahí es nada.

Su misión está clara. Repartir brutalidad con dosis de melodía en un sonido muy death'n roll, con solos a guitarras dobladas que te recordaran a la doncella. Como curiosidad, comentar que el disco se tuvo que grabar en el local de ensayo, ya que el estudio no estaba disponible por cosas de la pandemia...Increíble el sonido que han conseguido, muy orgánico. La producción conseguida por las manos de Lawrence Mackrory es realmente adictiva. Pero seamos honestos, un álbum puede sonar de escándalo y ser una basura si las canciones no valen. Afortunadamente no es el caso, pues este "Misanthropic Breed" está repleto de temas jugosos. Desde el desquiciante y terrorífico inicio de "The weird", al más puro estilo Entombed, o la acelerada "Decay" todo el álbum en su integridad es más que disfrutable. "Funeral anthem" arranca con una gran melodía y un ritmo más pausado, y "Corrosive survival" tiene un tempo trepidante. O la más machacona "Female fatal to the flesh", que empalma con la instrumental que da título al disco, y desemboca en "Flesh frenzy", puro death'n roll delicioso y cavernícola.

"Morbid fascination" tiene uno de los mejores riffs del disco, aplastante su ritmo destroza-cervicales. "Wolves" arranca con un riff que va subiendo en intensidad hasta que te revienta la cabeza. "Faces of death" tiene un gran trabajo a la batería. "Becoming" es el tema más largo del disco, acercándose a los casi 5:30, pero no se hace largo en absoluto. Un pasaje de introducción nos lleva al desenfreno sónico en un tema trepidante, agresivo y veloz, con grandes trabajos a la guitarra y solos muy conseguidos, con una parte final mucho más melódica. Para cerrar, "Revel in gore" rebosa distorsión, con un desenlace más acelerado y a piñón.

Para mí, una de las grandes sorpresas en lo que llevamos de año. Su sonido no es nuevo, pero sus composiciones son atrevidas y llenas de matices. El gran trabajo de las guitarras, que ejecutan grandes riffs, y te regalan pequeños detalles aquí y allí en forma de solos puntuales, dotan a sus temas de gran variedad. Saben jugar con la melodía en su justa medida, mientras te rebanan el pescuezo, para hacerlo más llevadero. Un disco absolutamente redondo!! Sólo voy a maldecir una vez más a la pandemia, pues esto debe ser infinitamente disfrutable en una sala mugrienta...

X