L7 -Bricks are heavy 30 anniversary tour - Sala Wolf Barcelona

Tras la cancelación de su gira europea anterior por fin la banda californiana han podido presentarnos la gira del 30 aniversario de su disco más famoso el fantástico Bricks are heavy (aunque para ser puristas sería ya gira del 32 aniversario).

L7 no fueron ni son grunge, ni riot grrrls, ni metal, ni hard rock. Ellas fueron y son punks hasta la medula. Y por lo visto en la disparidad de público presente en sus concierto siguen siendo un referente no solo para las jóvenes de los 90 (ahora ya cuarentonas) sino también para las nuevas generaciones atraídas por su status de abanderadas del movimiento feminista, etc...
Curioso que el citado disco de principios de los 90 refleje en sus letras una realidad totalmente similar a la actual.

Desde la inicial Wargasm (con varias guerras aquí al ladito activas ahora mismo), toda su crítica a los políticos casposos americanos de los 90 (muchos de los cuales no han cambiado demasiado) o su compromiso con el Rock for Choice y los derechos
reproductivos de las mujeres, actualmente más desprotegidos que nunca en los USA tras la decisión de la Corte Suprema de abolir el derecho al aborto. O su apoyo al colectivo trans y LGTBI. Pero dejo de dar rodeos y vamos al lio. Por una vez los teloneros elegidos para acompañar a L7 tanto en Barcelona como en Madrid, la banda de Badalona The Lizards, no podrían ser más adecuados

Punk rock de calidad y con mujeres al frente. Como siempre se dejaron la piel en el escenario y consiguieron calentar al público. Desde “Burning City” a su reivindicativa “Everybody Sucks”. Una actuación impecable. Además me consta que mucha de la gente presente no conocía la banda y se ganaron su respeto a pulso. Una lástima que una banda de punk rock nuestra y con tanta calidad no sea mucho más reconocida en su propia casa.

En cuanto al propio concierto de L7 y a pesar de que la primera parte no era ninguna sorpresa ya que sabíamos de antemano que tocaban el “Bricks are heavy” en su totalidad y por orden, no por ello dejamos de gozarlo y bailarlo enterito. Con un buen sonido, un público entregado y unas L7 en una gran forma física nada podía fallar. Si la inicial “Wargasm” fue un chutazo de energía, con su tercer tema el famoso “Pretend We're Dead” hizo que toda la sala se moviera sin excepción. Imposible que decaiga el ritmo si enseguida toca “Everglade” (casi un himno para las chicas que nos gusta estar en primera fila sin que nos aplastes ni nos hagan un mansplaning de manual).

Si la bajista Jennifer Finch ya es bastante hiperactiva y comunicativa con “One more Thing” se supera. Y en la parte final los cañonazos de “Shitlist” y “ This Ain’t Pleasure ” nos dejaron con ganas de mucho más. Y como bien dijo Donita a partir de entonces empezaba el concierto. Ya libres de las ataduras del citado disco, fueron desgranando otras canciones tanto antiguas como de discos más recientes. Incluso alguna en la que Jennifer nohabía participado. Desde las coreadas “Andres” y “Fuel my fire” hasta las más tranquilas como “Non-Existent Patricia” o “Stadium West”. En ningún momento decayó el concierto o se vio a la banda desconectada y mucho menos al público al ir sonando temazos como “Shove” o “Bad Things”. Cerrando esta parte con la crítica anti-Trump de “Dispatch From Mar-a-Lago”

 

Y para los bises una más reciente “Scatter the rats” y como no, dedicada a todas la chicas de la sala, ese himno que es “Fast and Frightening” y su famoso “Got so much clit she don`t need no balls”. Estas chicas son unas cachondas en sus letras pero nunca fueron sutiles. Un final de concierto por todo lo alto, pero dejándonos un pequeño regusto de tristeza al pensar que, con lo poco que se han prodigado por nuestro país, no sabemos si esto ha sido un hasta luego o un adiós.

En resumen odio las columnas de la sala Wolf, no era una sala para este concierto teniendo claro que estaba sold out hacía semanas, público diferente al habitual en este tipo de conciertos y unas enormes L7.

Joey Ramone dijo de ellas: They're fun, they're exciting and they're spirited; así quien somos tu o yo para contradecirle.

 

Crónica: Lourdes Fernández, Fotos: Javi Metal