Satan’s Fall – Final Day

¿Qué tiene un buen disco de Heavy Metal clásico, que siempre consigue ponernos de buen humor? En una época de revival de los tiempos dorados, en la que han surgido muchas bandas que basan su sonido en los anales del género, no es tampoco sencillo encontrar lanzamientos que capten tu atención, fuera de aquellas bandas que lograron despuntar. Algunos lanzamientos bastante justos o de calidad ínfima empañaron aquella primera eclosión de grupos que hacían de nuevo del cuero y las tachas su bandera. De Finlandia han tenido que venir Satan's Fall para volver a encender aquella llama que todavía arde, aunque con un poco menos de fuerza que unos pocos años atrás.

Una moderna producción y un sonido bastante pulcro, pone el contrapunto a esas composiciones de la vieja escuela, en las que encontraremos guiños a todos los grandes, y aquellos que acabaron defendiendo el metal clásico desde la segunda línea. Si el épico inicio de "Forever blind" ya no te pone los pelos como escarpias, tal vez este no sea tu género o no hayas disfrutado de él en tus años mozos como debieras. Riff tormentoso, ritmo acelerado y voces estridentes. Todo en su sitio. Más power les ha quedado "Madness(finds a way)" con ese doble bombo a todo trapo, y ese estribillo con coros y los alaridos de Miika Kokko, que cuando rasga su garganta me recuerda a Mark Tornillo. Melodía ochentera en "They come alive", a la que sigue una muy heavy "Retribution" con grandes guitarrazos de Tomi Mäenpää y Lassi Tiainen.

"Juggernaut" ya fué presentado como adelanto, y es otro ejercicio de puro heavy metal, que los más mayores del lugar disfrutaran. La batería de Ville Aatsinki adorna el inicio de "There will be blood", con un estribillo que empodera. "The flamekeeper" es una de las más completas. De inicio oscuro, va desarrollándose de manera épica, añadiendo distintos elementos para acabar resumiendo todas las vertientes de la banda en un sólo tema. Y "Final day", el tema que cierra y da título al álbum, no sirve sinó para que los finlandeses te graben el nombre de su banda en la piel como si fueras una res, porque es puro fuego abrasador.

Un lanzamiento revitalizante para una escena que tras su resurgimiento, vivió una época de confusión al aparecer bastante mediocridad en la calidad de algunas bandas. Este "Final day" es todo un ejercicio de puro Heavy Metal tradicional, que gustará tanto a viejos amantes del género, como a nuevos adeptos que quieran acercarse a esta hornada de jóvenes bandas que rinden tributo a los dioses, pero con estilo y majestuosidad, hechos con pasión y actitud.

X