Rebel Wizard – Magickal Mystikal Indifference

O ando muy perdido últimamente, o la ingente cantidad de bandas que surgen de todas partes, con una calidad insultante, es imposible de abarcar. Me inclino por ambas, aunque bien es cierto que la segunda implica la primera. Rebel Wizard son ( o es, según se mire) australianos, y este es ya su tercer disco, con lo que no cuela eso de que se me pasó su álbum debut. Los he conocido con su tercera obra, y me ha atrapado su mezcla de estilos bastante personal, lo que aporta una frescura dentro de mi cabeza que me ha hecho fijarme en ellos. No en vano, su líder (y su todo) hasta se creado una corriente propia, la The New Wave of Negative Wizard Metal.

Su actitud heavy/black/thrash dota a sus composiciones de una fuerza y agresividad fuera de lo común, lo que sumado a la voz de NKSV ( o Bob Nekrasov, que la verdad es que se encarga de todo en el disco) compacta un álbum sucio, bruto y corrosivo. Temas rápidos con solo épicos, con gancho. Tan pronto estás escuchando un tema del heavy metal más true como un pasaje rápido del black/thrash más rabioso. NKSV se presenta con un gorro de mago, al más puro estilo Gandalf, y no se corta a la hora de crear sus pócimas. Un poco de Midnight, un poco de Iron Maiden, un poco de Witchery...y algún ingrediente secreto forman parte de su conjuro. Si choca un poco el contraste entre la producción de la parte musical, y ese caos sonoro en las líneas vocales, lo que le da un toque más oscuro y siniestro, quedando una mezcla bastante ácida.

Nekrasov va sobrado con sus habilidades a la guitarra, y no le quedan muy atrás con la batería, logrando unos ritmos intrincandos y enrevesados de difícil ejecución imagino. Capaz de ejecutar pasajes galopantes, estridentes e infecciosos, y otro más melódicos NKSV deja patente su buen hacer. A destacar también los sutiles títulos de algunas de sus canciones, como "White Light of Divine Awe Smelling of Sweat and Sex" o "Urination of Vapidity on Consciousness".

Veremos cuál es el próximo conjuro que nos trae el mago. Si sigue por este mismo camino, nosotros nos dejaremos embrujar...

X