Haunt – Flashback

Cuarta entrega este "Flashback", que publican los californianos Haunt, en su lucha por abanderar ese grupo de bandas revival del heavy más clásico, que se practicaba en esa ya lejana NWOBHM. Coetánea de bandas como Strike, Traveler o Enforcer, no se me amedrentan a la hora de mostrar sus influciencias, claramente inspiradas en el legado de bandas como Judas Priest o Iron Maiden.

Muy inspirados deben sentirse Haunt, o han aprovechado la ocasión de no poder girar, para dar rienda suelta a su creatividad, pues su anterior "Mind freeze" fué editado a principio de este mismo año. No es que les cueste mucho editar discos, ya que suelen llevar un ritmo de disco por año, pero editar dos discos en apenas 6 meses, parece arriesgado. Más cuando al anterior y notable "Mind freeze" apenas ha podido ser presentado en directo, y corre el riesgo de caer en el olvido.

El disco arranca con "Flashack", con esas guitarras dobladas tan características del estilo. Trevor Williams, quién se encargado absolutamente de todo en este disco, dirige la canción con su voz, con ecos del pasado, mientras esos riffs se van intercalando con punteos clásicos. Quizá le falte un poco de garra para ser el tema de apertura. A continuación, "Winter's breath" si que da el pistoletazo de salida a ese heavy desenfrenado, claramente inspirado por Iron Maiden, en un tema con pegada con grandes dosis de melodía. "Electrified" es uno de los temas más pegadizos, con ese estribillo pegadizo acompañado de unos coros que no te podrás quitar de la cabeza. Una batería desbocada abre "One with the universe" a todo trapo, en el que es uno de las canciones más veloces incluídas en el álbum. Ritmos bastante heavys con un estribillo mucho más melódico, que le da el contrapunto a la composición.

"Spend a fortune" es otro tema a piñón fijo, con la batería marcando un tempo rápido, y las guitarras cabalgando detrás. El tramo del solo es de lo mejor de la canción. "Figure in a painting" sigue pisando el acelerador, pero sorprende en su segunda mitad bajando las revoluciones e introduciendo un buen solo. "Sweet embrace" rebosa melodía, sobretodo en las líneas vocales, y hay que destacar otro solo muy trabajado en la parte final. Para cerrar, "The great beyond" introduce un poco de épica, y unos riffs algo diferentes, sin dejar de ser puro heavy, aunque no me parece de los temas más afortunados.

Resumiendo, un buen disco de heavy metal de tintes tradicionales con grandes melodías, con buenos riffs inspirados en las grandes bandas. Un álbum que sigue la tónica en lo que a calidad se refiere, respecto a los discos pretéritos de Haunt, manteniendo ese nivel alcanzado, aunque sin llegar a sobresalir.

X