Hank Von Hell – Dead

Hank von Hell – Blackened Eyes

Es extraño pensar que Hank Von Hell solo ha lanzado dos discos contando este último hasta la fecha. Eso no es para restarle importancia a sus logros, particularmente como el líder de Turbonegro, cuyo estilo muy mordaz y provocativo les dio mucha influencia dentro del punk de los 90. Al frente de una banda como esa inculca una percepción que puede ser difícil de eliminar, y como tal, se puede ver que eclipsa su debut en solitario en el 2018, Egomania., pero también amplificarlo de una manera que aleja el enfoque de Hans Husby saliendo por su cuenta, y vuelve a la personalidad de Hank Von Hell. Eso tampoco es una crítica, y el perfeccionamiento de Husby de su propio carácter e identidad lo ha colocado una vez más en el molde de estrella de rock que habita en Turbonegro, solo que ahora está sobrio y limpio y con las puertas abiertas más allá del sonido death-punk de su antigua banda. El pedigrí en el micrófono y detrás de escena es significativo para lo que de otro modo podría considerarse un lanzamiento que de seguro pasaría desapercibido.

Por supuesto, la nobleza de Dead es más por principios, pero definitivamente vale la pena señalar dónde se encuentran muchos de sus puntos de referencia, dibujando en varios grados estéticos, estilísticos y temáticos de Ghost, Alice Cooper, Turbonegro o porque no a Rob Zombie. Esa mezcla le da a Dead una notable sensación festiva, sin terminar de arrancar a mi parecer.

Dead tiene ese desorden que generalmente es producto de la amplitud sónica a la que Husby nos tiene acostumbrados, sin duda Dead tiene un estilo muy death-pop como su antecesor. El disco siendo inofensivo no entra tan mal, particularmente cuando se acercan a Ghost reluciendo el goth-pop en temas como Blackened Eyes y Disco o el hard rock punk-up efectivo a lo The 69 Eyes o Turbonegro en Velvet Hall. Tambien queda patente la influencia de Alice Cooper en 13 in 1 . Las referencias son deliberadas, aunque solo sea para trazar la falta de una estructura realmente convincente en Dead. Es difícil discernir realmente cuál es el objetivo final más allá de recopilar los sonidos de varios actos para que Husby intente replicarlos. Quizás lo más revelador que se produce es Radio Shadow y no para bien, en el que Cone McCaslin y Dave Baksh de Sum 41 han co-escrito e interpretando créditos en una canción que no habría sonado fuera de lugar en absoluto en su último álbum, un tema muy comercial y fuera de lugar sin duda.

Pero sigue siendo tentador ser caritativo con este álbum de todos modos, especialmente cuando su propósito se cumple efectivamente con lo bien que Husby realmente lo hace con estos sonidos. No tiene la mayor personalidad del mundo, pero encaja con lo que está tratando de hacer aquí, y abre la puerta para jugar con el papel más refinado de Guernica Mancini en Crown que, sinceramente, es una de las mejores canciones del disco. Todo se mantiene tan liviano como necesariamente debería ser. Además de todo eso, Dead está bien producido con un buen dominio de la modulación para mantener sus tonos exactamente donde deben estar, algo que solo aumenta la cantidad de lo fácil que es escuchar y disfrutar este álbum con sus aciertos y defectos ya que no se inventa nada aquí.

Definitivamente este Dead en general es lo suficientemente agradable, atractivo y divertido. Lo suficiente para hacerse con una copia aunque es un collage un poco destartalado pero muy salado.

X